Navegar es un placer para todos aquellos amantes del mar, sea cual sea la época del año. Salir a navegar en invierno también tiene su encanto y sus ventajas. Por lo general, la navegación en invierno es más relajada, tranquila y serena que en verano, lo que te permitirá disfrutar de cada uno de esos pequeños detalles.

Muchos barcos quedan amarrados en puerto durante la temporada de invierno, esperando a que lleguen las buenas temperaturas. Sin embargo, los auténticos forofos del mar no quieren esperar hasta la temporada alta y se lanzan a navegar en cualquier momento del año… ¿Quieres saber por que?

 

 

TRANQUILIDAD

Dado que hay muchos menos barcos navegando durante la temporada de invierno, el mar ofrece una mayor tranquilidad, serenidad y silencio. Durante esta época es probable que puedas recorrer bastantes millas en soledad, sin cruzarte con la estela de ninguna otra embarcación. Si buscas un momento de relajación en barco, el invierno puede ser tu momento. Podrás acercarte a fondear en esa cala que está tan abarrotada durante el verano, sin nadie más alrededor.

 

MANTENIMIENTO DEL BARCO

Si navegamos en invierno también conseguiremos tener la embarcación en mejores condiciones para el verano. Al navegar durante el invierno conseguimos que la embarcación no se deteriore tanto como lo haría estando amarrada en puerto, y además, ayudamos a mejorar el rendimiento del barco. Dado que tendrás que revisar que todo está en buen estado para navegar en invierno, las condiciones del barco serán las óptimas durante todo el año.

 

PREDICCIÓN MARÍTIMA Y METEOROLÓGICA

Por supuesto lo primero es comprobar la predicción meteorológica. Como ya hemos comentado en la pasada entrada del blog »La predicción del tiempo al navegar» , si hay una previsión de mal tiempo siempre es preferible que aplaces tu viaje para otro día más propicio. También habrá que tener en cuenta las habilidades del patrón y las características del barco en función de las condiciones del viento y del mar.

 

ROPA PARA NAVEGAR EN INVIERNO

Lo segundo es llevar una ropa adecuada para la ocasión. Deberás abrigarte lo suficiente y proteger sobre todo las zonas corporales de pérdida de calor como son las manos, la cabeza y los pies. El frío puede entumecer tus manos y brazos y condicionar así el movimiento y la capacidad de reacción. Lo más importante no es calentarnos, sino mantener el calor y la temperatura corporal, por lo que te aconsejamos que las prendas sean de tejidos como la lycra y ropa térmica o polar. Es aconsejable también que la última capa de ropa sea impermeable para que nos proteja del agua, la humedad y el viento.

No se recomienda usar ropa de tejidos naturales, como algodón o la lana, ya que se humedecen con el sudor y pueden hacer pasar frío. Los tejidos de lycra tampoco son muy recomendables para navegar en invierno. Sería más conveniente sustituir la lycra por prendas térmicas.

Seguramente ya lo sepas, pero igualmente es importante proteger bien nuestra cabeza del frío, ya que es la parte del cuerpo que más calor pierde. Algunos expertos en la náutica afirman que cubriendo bien manos, pies y cabeza, el resto del cuerpo no pasará frío.

 

CÓMO COMBATIR LA HUMEDAD

El tercero consiste en protegernos adecuadamente contra la humedad. Es muy importante como ya hemos mencionado que las capas exteriores sean impermeables para protegernos del agua y la humedad del ambiente, que puede llegar a calar la ropa. No hay que preocuparse de la humedad cuando hace buen tiempo y buena temperatura. Sin embargo, durante el invierno, la humedad aumenta la sensación de frío y puede ocasionar la pérdida del calor corporal, pudiendo desembocar incluso en una hipotermia. Incluso aunque estés usando una ropa impermeable siempre es aconsejable llevar alguna muda de ropa. Si la travesía que quieres emprender dura más de 24 horas la mejor opción es llevar estas mudas de ropa en una bolsa bien aislada, ya que incluso dentro del barco la ropa puede coger humedad.

 

REVISAR LOS EQUIPOS DEL BARCO

Por último, recomendamos como cada vez que vayas a salir a realizar una travesía en barco que revises todos tus equipos eléctricos, de seguridad, señalización, emergencia, etc. Es habitual en invierno encontrarse con bancos de niebla o situaciones de poca visibilidad. Por este motivo es muy importante contar con luces de navegación que funcionen adecuadamente así como una bocina de señales acústicas.

También es importante contar con un reflector de radar, para poder ser detectado por los demás barcos y evitar cualquier posibilidad de colisión, aunque si el barco cuenta con un sistema AIS, mucho mejor.

 

n definitiva, ¿se puede navegar en invierno? La respuesta es obvia, en invierno se navega, igual de bien que en verano y a veces incluso mejor. Tan sólo hay que llevar la protección y abrigos adecuados y estar más al tanto de los partes meteorológicos.

Si todo esto te ha metido el gusanillo de salir a navegar durante este invierno, prepara tu barco, o alquila al que más te guste, y no olvides tomar todas las medidas de seguridad necesarias para disfrutar plenamente de tu travesía.

 

 

TAMBIÉN PODÉIS LEER LA ENTRADA DE LA SEMANA PASADA:

«LA PREDICCIÓN DEL TIEMPO AL NAVEGAR»

No te lo pierdas, ¡está muy interesante!

SALIR A NAVEGAR SIN GPS
.

SIGUENOS EN:

 

Instagram

 

FaceBook

 

Twitter

 

YouTube